Antibióticos y resistencia

Publish November 01, 2016

6 claves para evitar la resistencia a los  antiobióticos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte acerca de la importancia de hacer un uso responsable y promueve la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antiobióticos del 14 al 20 de noviembre.

En nuestras manos está ser responsables y no contribuir a generar una resistencia a los antiobióticos.

1ª Clave, ¿Qué son los antibióticos y para qué sirven?

Los antibióticos son medicamentos cuya función es eliminar o evitar que se reproduzcan las bacterias que provocan infecciones que nos causan enfermedades.

¿Para qué sirven los antiobióticos? Sirven para el tratamiento de enfermedades infecciosas producidas por bacterias.

¿Para qué NO sirven? Los antibióticos no son eficaces en el caso de los virus, porque aunque tendemos a creer que virus y bacterias son iguales, en realidad son microorganismos diferentes.

Los antibióticos han sido desarrollados para combatir bacterias, si se utilizan para tratar un virus, no son eficaces.

Además se añade otro problema, ocasionan que las bacterias que habitan en nuestro organismo se inmunicen al antiobiótico, de tal manera que cuando tengamos una infección éstos no servirán para combatirla, pues nuestras bacterias habrán mutado y ya no se verán afectadas por el medicamento.

Por lo tanto estas bacterias farmacoresistentes en nuestro organismo si nos provocan una infección será más difícil de combatir.

2ª clave ¿Qué significa la resistencia a los antibióticos y cuáles son sus consecuencias?

Las bacterias poseen una cualidad de adaptabilidad que ocasionará que terminen siendo inmunes a los fármacos y habrá que desarrollar antiobióticos nuevos, esto ya estaba previsto, es más, constantemente se van desarrollando nuevos fármacos.

No obstante falta mucho por investigar y recursos económicos para hacerlo. Pero en la actualidad con nuestro mal uso de los antibióticos estamos acelerando este proceso. Debemos ser más responsables para conseguir alargarlo lo máximo posible.

¿Cuándo abusamos o hacemos un mal uso de los antiobióticos?

  • Cuando no terminamos un tratamiento porque nos sentimos mejor estamos provocando que las bacterias que quedan en nuestro organismo muten y se hagan resistentes.

  • Cuando nos automedicamos con antibióticos para tratarnos un virus, ocasionando que las bacterias de nuestro cuerpo muten y se hagan resistentes. 

  • Cuando repetimos un tratamiento sin prescripción médica, es decir, sin estar seguros de que se trata de una infección bacteriana del mismo tipo o sin estar seguros de que no obedece a una infección vírica.

  • Cuando no cumplimos con las recomendaciones del especialista, ¿has pensado que si si no te recetan antibióticos es porque no lo necesitas? 

  • Cuando exigimos que se nos recete un antiobiótico.

En este artículo no pretendemos alarmar a nadie pero sí contribuir a tomar conciencia, ya que podemos enfrentarnos a una era post-antibióticos que puede llegar a provocar entre otros problemas:

  • Que infecciones comunes como la tuberculosis o la nuemonía vuelvan a ser potencialmente mortales.

  • Poner en peligro todos los logros obtenidos por la medicina moderna, ya que el tratamiento de la diabetes, los trasplantes de órganos, la quimioterapia y la cirugía mayor como una cesárea por ejemplo, llegarán a convertirse en procedimientos de alto riesgo en ausencia de antibióticos eficaces que puedan combatir cualquier infección.

  • Aumento del coste sanitario, ya que las enfermedades causadas por infecciones resistentes se prolongarían y serían necesarias más pruebas y medicamentos más costosos.

Actualmente se ha detectado en varios paises resistencia a la tuberculosis, al paludismo, al VIH, a la gripe.

3ª Clave, ¿Qué podemos hacer para evitar que avance este problema?

La OMS propone una acción coordinada entre aquellos sectores de la población involucrados en este problema y hace una serie de recomendaciones:

Para los trabajadores sanitarios y farmacéuticos: 

 

  • Evitar infecciones teniendo un higiénico en el cual manos e instrumental estén limpios.

  • Prescribir antiobióticos cuando sea necesario, con la posología y la duración que corresponda.

En cuanto al sector agrícola:

  • Aplicar las directrices internacionales para el uso responsable de los antibióticos. 

  • Administrar antiobióticos a los animales bajo la prescripción y supervisión veterinaria.

En cuanto a la población en general estas son las recomendaciones:

  • No tomar antiobióticos en caso de infecciones víricas.

  • No consumir antibióticos si no han sido recetados por un profesional de la salud cualificado.

  • Completar el tratamiento respetando las dosis y la duración del mismo, aunque te sientas mejor y los síntomas hayan desaparecido.

  • Mejorando la prevención de infecciones a través de unos hábitos de higiene adecuados, lavándote las manos con agua y jabón cada vez que vas al lavabo, te suenas o antes de comer.

 


ARTÍCULOS RELACIONADOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

 

BIENVENIDO JUNIO COMIENZA EL VERANO

Hola Junio, bienvenido un año más, te esperamos con los brazos abiertos porque siempre nos traes el verano, que nos encanta, pero que también tenemos de padecer. Leer más

 

UNA MASCOTA ES UNA CURA MILAGROSA

Tener una mascota en casa puede ser una fuente de bienestar y satisfacción. Una compañía incondicional que te puede aportar innumerables beneficios. Leer más

 

 

¿POR QUÉ ES UN DEBER DONAR SANGRE?

Hoy, como cada 14 de junio, celebramos el Día Mundial del Donante de Sangre. La donación de sangre es un acto de responsabilidad y necesidad social. Leer más

 

Suscríbete al blog


Categorías

Todas

Alimentación

Deporte

Familia

Salud

Seguros